¿Qué Tiene Que Ver Corrrer Con Todo Esto?

¿Qué Tiene Que Ver Corrrer Con Todo Esto?

Cada mañana Mark Benson se levanta de la cama, se cepilla los dientes, se pone sus zapatillas de deporte y sale corriendo por la puerta para hacer una carrera de 3 millas. Ha hecho esto durante años, en Chicago, Nueva York, California. A menudo es la mejor parte de su día. «Me gusta estar solo, ver lo que pasa en mi barrio, escuchar a los pájaros».

Shola Richards no corre por las mañanas, ni siquiera camina solo por su barrio. Aquí está el porqué. «Dos veces al día, paseo a mi perro Ace por mi vecindario con una, o ambas, de mis hijas. Me daría mucho miedo dar estos paseos sin mis chicas y mi perro. De hecho, en los cuatro años que llevo viviendo en mi casa, nunca he dado un paseo por mi barrio sola (y probablemente nunca lo haré).

Cuando camino por la calle de la mano de mi hija y paseo a mi dulce y esponjoso perro, sólo soy un padre cariñoso y un dueño de mascota que se toma un descanso de la falta de alegría del homeschooling durante la crisis. Pero sin ellos a mi lado, casi instantáneamente, me transformo en una amenaza a los ojos de algunos blancos. En lugar de ser un padre cariñoso para dos niñas, desafortunadamente, todo lo que algunas personas pueden ver es un hombre negro de 6’2” de estatura con una máscara de tela que está caminando en un lugar al que no pertenece (aunque, sigo siendo el mismo tipo que sólo quiere dar un paseo por su vecindario). Es a partes iguales agotador y deprimente sentir que no puedo andar sola por ahí fuera, por miedo a que me ataquen».

La experiencia de Shola es una revelación para muchos blancos. Provoca fuertes emociones de compasión, culpa y rabia, pero la mayor revelación para muchos es cuán pocas personas negras y morenas conocen realmente. Entonces, ¿cómo respondemos? Hay un momento en la vida de san Francisco que ilumina un camino hacia adelante.

En el siglo V los musulmanes controlaban Jerusalén. La Iglesia católica respondió yendo a la guerra para vencerlos y devolver Jerusalén a su control. San Francisco fue en una dirección diferente —animó a otros a no luchar en la Cruzada, y cuando ignoraron su consejo, decidió ir al campamento del Sultán para encontrarse con él. Fue una decisión peligrosa. Los cristianos sabían muy poco sobre la fe o las costumbres musulmanas, pero la narrativa popular los caracterizaba como un enemigo violento. Francisco estaba entrando en una zona de guerra. ¿Qué le dio el deseo y la confianza para conocer al Sultán Mal-al-Kamil? Tal vez fue su convicción de que todos somos hermanos y hermanas unos de otros, cada uno creado por el mismo Dios. Tal vez, esta fue una forma en que vivió esa convicción.

El acercamiento de Francisco al Sultán Malek-al-Kamil, fue como un hermano. Al entrar en territorio musulmán, Francisco fue capturado, golpeado y llevado al sultán. Francisco permaneció en los aposentos del sultán durante semanas. No se sabe de qué hablaron, pero existen registros que describen su tiempo juntos como respetuoso, fraternal y pacífico. Mostraron curiosidad y apertura hacia el otro.

Francisco volvió a casa como un hombre cambiado. El encuentro, incluyendo estar presente y ser respetuoso con aquellos que no conocía y no entendía, interactuar con el Sultán, observar el hábito musulmán de detenerse a rezar cinco veces al día y compartir las comidas, todo ello influyó en Francisco. Él modificó la regla que escribió para sus hermanos, de modo que cualquier hermano que se sintiera llamado a ir con los musulmanes debería poder hacerlo. Más tarde, escribió una oración llamada «Las alabanzas de Dios» que es muy similar a la oración del Islam, «Los 99 hermosos nombres de Dios».

La visita de Francisco al Sultán Mal-al-Kamil no puso fin a las Cruzadas, puede que no haya cambiado a otros, pero cambió a Francisco. También amplió e iluminó la perspectiva franciscana de que la justicia social comienza (pero no termina) con los individuos que entran en encuentros respetuosos y pacíficos entre sí, para que ellos, como Francisco, puedan cambiar.

.

Preguntas para la reflexión:

  1. ¿Conozco a individuos de color dentro de mi comunidad? ¿Qué he aprendido de esas relaciones?
  2. ¿Qué posiciones de liderazgo tienen las personas de color en tu ministerio y en tu mesa directiva?
  3. ¿Cómo tu ministerio alienta y facilita las interacciones de persona a persona con personas de diversos orígenes raciales y étnicos?
  4. ¿De qué manera tu ministerio apoya o defiende la justicia racial?
  5. ¿Cómo ha respondido su ministerio a la injusticia racial?

Leave a comment

Please enter comment.
Please enter your name.
Please enter your email address.
Please enter a valid email address.